En  lo que concierne a bodas cada pareja tiene sus gustos y sus preferencias sobre lo que desean darle más importancia. Para algunos, las flores deben ser perfectas, para otros el vestido de la novia, etc. Sin embargo; creo que para todas las parejas, las fotos representan el recuerdo mejor grabado de ese día tan especial. Actualmente hay muchísimas opciones de fotografías a precios súper diferentes, uno se sorprende de las gangas que le ofrecen en Expo Novia, pero desde mi punto de vista, en lo que respecta a este aspecto tan importante no se deben tomar riesgos. Hay que ir a la segura. Que te ofrezcan el cielo y la tierra a precios sumamente bajos no significa que vas a obtener el resultado que quieres.

 

Siempre he admirado el trabajo de Douglas Cedeño, sus fotos son maravillosas, lo transportan a uno al lugar donde las tomó, transmiten sentimientos. Para mí saber que era el fotógrafo que nuestra planifica dora de boda nos recomendaba contratar fue una muy grata sorpresa.

No hubo sorpresas. Douglas verificó la dirección días antes de la boda. No hubo sustos, ni atrasos. El que contrate a Douglas se garantiza que con el fotógrafo no tendrá imprevistos. El día de la boda llegó a  antes de la hora pactada. En mi caso quería unas fotos con mi hijo en la casa mientras me alistaba, para luego pasar a la Iglesia. Douglas por sí solo, al terminar las fotos en la casa, se movilizó a la Iglesia donde pudo tomar fotografías de los invitados y de todos los detalles que ahí habían. En lo que respecta a la Iglesia, capta fotografías de momentos y símbolos especiales de la manera más sutil posible, y en el momento del Sacramento del matrimonio él nos tomó fotos de todos los ángulos posibles. Donde uno ve las fotografías es imposible evitar pensar, en qué momento tomó esta foto tan bonita?

Los movimientos de Douglas en la ceremonia pasaron desapercibidos, esto lo pongo como algo positivo, porque sé que hay Sacerdotes a quienes les incomoda la toma de fotografías en momentos o lugares específicos de la ceremonia.

Las fotos que Douglas nos tomó en el jardín del lugar fueron espectaculares, nos hizo sentir cómodos, buscaba nuestro mejor ángulo.

Y durante la recepción, de un lado a otro Douglas se encargó de que todas las personas, en diferentes momentos fueran captadas en las fotos. Donde él lo veía a uno con alguien, o con un grupo de personas ahí estaba él tomando fotos… Captó fotos de detalles que uno como anfitrión, entre tanto correr ese día, no puede apreciar con tanto detalle.

Que puedo decir del resultado? Las fotos que Douglas nos tomó son como de revista. Es difícil ver una foto que te haga sentir tanta emoción, de verdad que hasta lágrimas me sacó ver el resultado. De verdad puedo asegurar que Douglas es el mejor fotógrafo de Costa Rica, lo recomiendo a ojos cerrados, no creo que Douglas necesite publicidad porque sus fotos hablan por sí solas, pero de verdad su trabajo es exquisito. La fotografía es un don, y Dios en Douglas se lució dándole ese don a rebosar.

Quien contrate a Douglas puede estar seguro de que está tomando la mejor decisión.

About the author